La Ausencia

Hoy llovía,

pienso en Buenos Aires y tu alma.

Imaginé tus hombros

y recordé tu escritura.

Hoy las calles se mojaron

de mis ansiedades

que caen como lágrimas

en el silencio de tus oídos ausentes.

Hoy se abrió el cielo

y sentía tu rostro angélico

en el gran vacío

que no posee dirección ni sentido.

Capaz que estés viviendo

en el olvido de mis pasos

en tu camino.

Capaz que estés aguantando

así.

Pero yo aguanto por saber de ti

y mis huesos se sienten

vacíos

con tu mente tan lejos de aquí.

Advertisements

En tiempos de colera

En tiempos de ausencia

qué hace el corazón?

Se duerme,

aun que deja que los ojos se desvíen.

Se duerme con el sueño

de tiempos nostálgicos.

El sentimiento es la mitad

del amor;

que también es la convicción.

Vos tenés mi corazón;

hacéte responsable:

él que ama

tiene la responsabilidad

de cuidar.

y la que necesita

tiene la responsabilidad

de esperar.

En tiempos de envejecimiento,

uno no se debe abandonar

la convicción.

Enamorarse no es el amor entero.

sino el primer paso

en su camino.

Amor en tiempos de cólera;

por las horas que se le olvida al otro,

entre los segundos que pareces ausente,

el amor es la promesa interna

de continuar.

‘En Silencio Despertaras’

Una carta para Gustavo Cerati–

Gustavo Querido,

Eras vos

que me llevaste a la ciudad de la furia.

Cuando todos decían que me he vuelto loca,

estabas a mi lado, 

tu voz en las calles

siguiéndome por cada rincón.

Así sabía que esto fuera mi hogar.

 

Tu melodía es nostalgia

y mientras respirabas

nos quedamos jóvenes. 

Seremos ancianos ya.

 

Tu música es un pedazo de mi alma–

Eras una parte de nuestra esperanza.

En tu voz

existen tiempos más ligeros

y ahora quizás temamos

que ya no se despertara una luz así.

 

Pero dentro de ti había un millón de años luz 

que ahora han dispersado como cenizas de tu pasión

quedando en nosotros

ardiendo en nuestros ojos y corazones

y nuestros historias de amor…

así seguirás viviendo para siempre. 

 

En silencio te despertaste

mientras esperábamos para verte volver.

ahora te lloro

pero mañana estaremos juntos

hasta siempre, en Buenos Aires,

con todo el mundo azulado,

Gustavo Cerati…

 

 

 

 

Extrañar

por las noches así,

se que sos mi hogar.

a tu lado queda mi destino

por el mundo llegaremos a ver

lo que tiene este futuro.

te anhelo desde 1000 millas

sobre mil océanos

y a través de cielos ventosos,

te respiro al dormirme y al amanecer

que me reconoce de los días soleados

cuando te agarre la mano.

estas en la música azul de mi nostalgia

sos la calle con rocío y humo de cigarrillo

perfecto, hermoso, real.

haces que lata mi corazón,

bajo techos blancos y estrellas nocturnas

tu voz resplandece como su lustre

y hace ecoes en mis recuerdos

de calor, dolor, sudor, amor,

roto, completo…

arrepiento,

a la misma vez destino.

y ahora hasta siempre, 

te amo–

 

 

Te anhelo

This is a poem I wrote that I translated from English, since its subject isn’t fluent in English I thought it was only right, but I feel some of the beauty of the poem was lost in translation. Maybe it wasn’t a great poem to begin with? But in the moment I wrote it I was so passionate in my thoughts that I thought, coming from such an aching and yearning heart how could this poem not glow from the inside out? But read it for yourself, if anyone would like to give me an English version to this and see how it compares to the original that might be fun…

quiero estar envuelta en ti.

mis piernas apuntaladas entre las tuyas

mi piel contra tu mezclilla,

mi cadera en los cóncavos de tu pelvis;

quedando perfectamente con un calor familiar

que restalla entre nuestros huesos

como fuego.

nuestros pechos apretados

como si pudiéramos alinear los latidos

de nuestros corazones.

mis brazos bajo los tuyos, mis manos

se estiran por tu espalda bendita

para abrazarte los hombros

como para afianzarnos del viento

y parar que el otro se congele.

Aún no te he abrazado así;

hay millas de viento y aire frío

y luces minúsculas de ciudades entre nosotros

y la mitad de mis sabanas es rígida

y la mitad de mi corazón se duele,

y anhelo tu presencia.

Por las noches así me pregunto

de lo rápido que pasará el tiempo

y si me podas sentir abrazándote

mientras dormís en ciudades lejanas y frías

y yo me echo en ciudad vacías y lejos de ti;

estamos, supuestamente, en casa.

pero mi hogar no lo es

sin abrazarte dentro de las murallas de su ciudad,

sin mi boca en tus labios bajo las farolas,

sin tu alma a mi lado en las calles vespertinas..